Informacion

¿Cuáles son los beneficios del salvado de avena y la linaza?


El salvado de avena y el lino tienen varios usos en una cocina consciente de la salud: agregan textura y sabor al cereal caliente o frío, se mezclan bien en granola casera o barras energéticas y ayudan a espesar los batidos. Sin embargo, si bien ocupan un nicho similar en su cocina, difieren en su valor nutricional. Use ambos alimentos en una dieta saludable para consumir una variedad de nutrientes esenciales.

Fibra

La linaza ofrece beneficios nutricionales sobre el salvado de avena debido a su mayor contenido de fibra. La fibra ayuda a regular el azúcar en la sangre después de una comida y mantiene el estómago lleno por más tiempo después de comer, lo que ayuda a evitar el hambre entre comidas. El consumo de fibra también ofrece beneficios para la salud a largo plazo, incluido un menor riesgo de algunos tipos de cáncer, así como diabetes tipo 2 y enfermedades cardíacas. Una porción de un cuarto de taza de salvado de avena contiene 3,6 gramos de fibra, mientras que una porción equivalente de linaza molida ofrece 7,6 gramos, que es el 20 por ciento de la ingesta diaria para los hombres y el 29 por ciento para las mujeres, según las recomendaciones del Instituto de Medicina.

Grasa saludable

Tanto el salvado de avena como el lino contienen ácidos grasos insaturados saludables, un tipo de grasa que reduce la cantidad de colesterol dañino en el torrente sanguíneo. El lino, pero no el salvado de avena, también le proporciona ácidos grasos omega-3, un tipo especializado de grasa no saturada que necesita obtener de su dieta. Los ácidos grasos Omega-3 combaten el exceso de inflamación en su cuerpo, apoyan la visión saludable y la función del sistema nervioso, y forman parte de las membranas celulares. Una porción de un cuarto de taza de linaza molida contiene 6,4 gramos de ácidos grasos omega-3, lo que proporciona la ingesta diaria recomendada para hombres y mujeres, según lo establecido por el Instituto de Medicina. El lino entero no es una buena fuente de omega-3, porque su cuerpo no puede romper el recubrimiento de las semillas para acceder a los ácidos grasos en las semillas.

Manganeso y Selenio

El salvado de avena y el lino también le proporcionan minerales, pero el salvado de avena contiene más selenio y manganeso. Ambos minerales activan enzimas antioxidantes que protegen sus células del daño. El selenio también juega un papel en el apoyo de su sistema inmunológico, mientras que el manganeso promueve la salud ósea y ayuda a la cicatrización de heridas. Una porción de un cuarto de taza de salvado de avena contiene 1,3 miligramos de manganeso, que es el 72 por ciento de la ingesta diaria recomendada para las mujeres y el 56 por ciento para los hombres, según el Instituto de Medicina. La misma porción de salvado de avena también tiene 11 microgramos de selenio, o el 20 por ciento de su ingesta diaria recomendada. El lino contiene 0,7 miligramos de manganeso y 7 microgramos de selenio.

Vitaminas del complejo B

Tanto el lino como el salvado de avena aumentan la ingesta de varias vitaminas del complejo B. Colectivamente, estas vitaminas alimentan sus actividades diarias al ayudarlo a convertir los alimentos en energía. También nutren su piel, ayudan a su cuerpo a producir glóbulos rojos y apoyan la función nerviosa saludable. Sirven como fuentes particularmente ricas de tiamina, o vitamina B-1, que ayuda a regular el apetito. Una porción de un cuarto de taza de lino proporciona 0,46 miligramos de tiamina, aproximadamente el 38 por ciento de la ingesta diaria recomendada para las mujeres y el 42 por ciento para los hombres, según el Instituto de Medicina. Una porción equivalente de salvado de avena ofrece 0,28 miligramos de tiamina.