Consejos

Cómo mantener los brazos rectos en pie de espaldas


Como habilidades básicas de gimnasia, los pies de pie reclinados obtienen una calificación de dificultad de nivel "A" en el Código de Puntos de la Federación Internacional de Gimnasia. Además de las gimnastas, los bailarines y las animadoras también realizan este movimiento con frecuencia. Mantener los brazos rectos es parte de la técnica adecuada de la espalda. Le ayuda a obtener un buen bloqueo para que pueda volver a una posición de pie o vincular ese resorte a otra habilidad.

Paso 1

Practique sus tiradas de pie con dos observadores entrenados. Un observador debe pararse a cada lado de su cuerpo, detrás de usted. Cuando comienza a trabajar en esta habilidad, los observadores deben soportar la mayor parte de su peso corporal, guiándolo lentamente a través del movimiento. Concéntrese en mantener los brazos rectos durante toda la habilidad, desde la preparación hasta el final. A medida que avanza, agregue más fuerza a su salto hacia atrás para que haga más trabajo.

Paso 2

Fortalece tus hombros con ejercicios de trampolín. Coloque las manos planas en el extremo del trampolín, con los dedos de los pies en el piso. La posición de su cuerpo debe ser como si fuera a hacer una flexión con las manos en el trampolín. Manteniendo los brazos y las piernas estirados, mueva su cuerpo hacia arriba y hacia abajo. Todo el movimiento debe venir de tus hombros.

Paso 3

Estira los hombros en un puente. Mientras realiza sus puentes, concéntrese en empujar los hombros sobre las manos. Esta flexibilidad le ayuda a mantener los hombros abiertos y los brazos rectos durante sus tiradas de pie hacia atrás.

Paso 4

Revisa tu enfoque ocular. A menudo, las personas giran la cabeza mientras saltan hacia atrás, lo que dificulta mantener la forma adecuada. A medida que saltas, mira hacia tus manos y mira cómo alcanzan la colchoneta.