Consejos

Cómo trotar más de 60


Técnicamente, no hay una diferencia apreciable entre correr y trotar. Cada actividad involucra la misma mecánica básica y grupos musculares, pero generalmente correr es visto como una forma más lenta y menos agotadora de correr. Para los adultos mayores de 60 años, trotar puede ser una excelente manera de mejorar la salud cardiovascular y muscular. Si bien las personas han argumentado que correr y trotar pueden dañar las articulaciones, la nueva evidencia sugiere que trotar realmente puede beneficiar la salud de las articulaciones, siempre que no tenga una lesión.

Paso 1

Dígale a su médico de atención primaria antes de comenzar un régimen de jogging. Su médico podrá decirle si sus articulaciones, músculos, corazón y pulmones están en condiciones de correr.

Paso 2

Póngase ropa cómoda para hacer ejercicio y calzado deportivo de apoyo. La ropa y los zapatos incómodos no solo harán que su trote sea desagradable, sino que lo harán más propenso a sufrir lesiones.

Paso 3

Trota en un sendero bien iluminado, relativamente plano y liso sin pendientes rocosas o resbaladizas. Esto lo ayudará a evitar caídas.

Paso 4

Comience su ejercicio con un calentamiento de 20 saltos o cinco minutos de caminata rápida. Esto lo ayudará a prevenir lesiones durante su carrera. No se estire mucho durante el calentamiento: los músculos que se estiran mientras todavía están "fríos" o sin usar, son propensos a sufrir lesiones.

Paso 5

Verifique su ritmo cardíaco en el medio de su carrera usando su reloj. Cuente el número de latidos en 15 segundos y multiplíquelo por cuatro. Si ese número es superior a 150, disminuya la velocidad o pare para descansar por unos minutos.

Paso 6

Pase a su enfriamiento una vez que su ritmo cardíaco alcance su pico. Un enfriamiento consiste en aproximadamente cinco a 10 minutos de actividad menos extenuante que le indica a los músculos que está en reposo. Esto podría incluir caminar o trotar más lentamente.

Paso 7

Estírese después de su enfriamiento para evitar lesiones. Asegúrese de estirar las piernas, incluidas las pantorrillas, los cuádriceps y los isquiotibiales, pero no olvide estirar también la espalda, los hombros y los brazos.

Paso 8

Acumula la distancia con el tiempo. Debes sentirte desafiado mientras trotas, pero si experimentas algún dolor o dificultad para respirar, pasa a tu enfriamiento.