Consejos

Cómo aumentar la fuerza de los dedos y el agarre de las manos


Aumentar la fuerza de los dedos y el agarre beneficia su calidad de vida a medida que envejece. Le permite agarrar objetos, como cajas y frascos de comida, y sostenerlos de forma segura. Ciertos atletas también requieren una fuerza considerable en los dedos y el agarre. Por ejemplo, los jugadores de fútbol deben sostener el balón de forma segura mientras maniobran por el campo, y los escaladores confían en la fuerza de sus dedos y agarre para su seguridad.

Paso 1

Toma tu pequeña pelota en una de tus manos. Idealmente, deberías poder envolver tus dedos alrededor de esta pelota. Aprieta la pelota tan fuerte como puedas durante al menos cinco segundos. Relaja tu mano y repite nueve veces más, con un descanso entre cada apretón. Después de realizar 10 repeticiones con una mano, cambie de mano. Si su fuerza de agarre es bastante débil, elija una bola de compresión suave. Las personas más fuertes pueden usar una pelota más resistente, como una pelota de tenis.

Paso 2

Apunte al músculo que acerca el pulgar a los dedos con una acción de pellizco. Apila dos placas de levantamiento de pesas una encima de la otra. Párate con los pies a cada lado de la pila. Agarra los platos con ambas manos y sosténlos con los brazos colgando frente a tu cuerpo. Sostenga los platos por un minuto antes de volver a colocarlos en el piso. Repite dos veces más. A medida que te fortalezcas, aumenta la duración de la retención. Si siente que las placas se resbalan, separe los pies para que no caigan sobre los dedos de los pies. Cuando repita el ejercicio, reduzca el peso o seque el sudor de sus dedos.

Paso 3

Fortalece los extensores de tus dedos, los músculos que separan tus dedos. Llena un balde grande con arroz o arena. El arroz ofrece menos resistencia que la arena, así que si tus músculos están más débiles, comienza con el arroz. Haz un puño y mete tu mano en el cubo. Abre tu mano lo más que puedas. Retira tu mano y repite. Al principio, apunta a tres series de 10 repeticiones. Aumenta el número de repeticiones por serie a 25 a medida que te fortaleces.

Propina

  • Si tiene ejercicios en su entrenamiento que dependen de la fuerza de agarre, por ejemplo, flexiones o flexiones de bíceps, realice esos ejercicios antes de los ejercicios con los dedos y la fuerza de agarre. Si realiza primero los ejercicios con los dedos, es posible que sus manos estén demasiado cansadas para permitirle hacer los ejercicios que se dirigen a los grupos musculares más grandes.