Consejos

Cómo aumentar la circulación en los brazos


Varios factores pueden comprometer la circulación en todo el cuerpo, incluidos los brazos. Los períodos de inactividad, la enfermedad arterial periférica y la enfermedad de Raynaud son ejemplos de afecciones que pueden afectar el flujo sanguíneo a los brazos y las manos. Los síntomas de mala circulación en los brazos incluyen hormigueo, entumecimiento y una disminución de la temperatura en las extremidades afectadas. El ejercicio, los cambios en el estilo de vida y seguir una dieta saludable pueden revertir ciertas afecciones médicas y pueden aumentar la circulación en los brazos.

Paso 1

Realice ejercicios de rango de movimiento para aumentar la circulación en sus brazos. La inactividad puede hacer que la sangre se acumule en los brazos, causando entumecimiento y hormigueo en los dedos. Dobla los brazos frente a ti como si estuvieras sosteniendo un bebé. Balancea tus brazos de un lado al otro. Extiende tus brazos a los costados como si fingieras ser un avión. Haga círculos lentamente con los brazos. Intente cada movimiento durante 10 segundos para comenzar y aumente el tiempo gradualmente si puede.

Paso 2

Gire las muñecas en círculos lentos y mueva los dedos. Estos ejercicios de rango de movimiento para sus manos mantienen la circulación en movimiento en sus dedos. Cada ejercicio debe realizarse durante un número específico de segundos o repeticiones según las órdenes de su médico.

Paso 3

Use ropa suelta en los brazos y alrededor de las muñecas. Según MayoClinic.com, las camisas con mangas o puños apretados pueden impedir la circulación en los brazos, especialmente si padece la enfermedad de Raynaud. Las mangas anchas o cortas son una opción ideal. Quitar las muñecas y los relojes también podría aumentar su circulación.

Paso 4

Caliéntese las manos con guantes o mitones cuando sufra los efectos de la mala circulación. La ropa protectora no solo te hará sentir más cómodo, sino que también puede ayudar a aumentar la circulación. Si no tiene guantes a mano, coloque las manos debajo de los brazos o masajee para mantenerlos calientes y estimular la circulación.

Paso 5

Deje de fumar y de tomar bebidas con cafeína como té, café y refrescos. La cafeína y la nicotina hacen que los vasos sanguíneos se contraigan o se estrechen. El estrechamiento de los vasos sanguíneos puede comprometer la circulación.

Paso 6

Pídale a su médico de atención primaria análisis de sangre para verificar sus niveles de colesterol y una tomografía computarizada para evaluar la condición de sus vasos sanguíneos. El colesterol alto, la obesidad y la presión arterial alta son factores de riesgo para la enfermedad de la arteria del brazo, un tipo de enfermedad de la arteria periférica en la cual los vasos sanguíneos se obstruyen con depósitos grasos. Es posible que los ajustes de ejercicio y vestuario no sean suficientes para aumentar la circulación del brazo si tiene una enfermedad arterial del brazo.

Paso 7

Cambie su dieta para aumentar la circulación en todo su cuerpo. Una dieta saludable baja en grasas y sodio puede normalizar la presión arterial y los niveles de colesterol, lo que reduce el riesgo de enfermedad arterial y los problemas de circulación asociados. Coma muchas frutas y verduras frescas, granos integrales y productos lácteos bajos en grasa al tiempo que limita las carnes rojas y los alimentos fritos. Sin embargo, siempre consulte a su médico antes de comenzar una nueva dieta.

Paso 8

Tome los medicamentos recetados por su médico. Es posible que necesite medicamentos para bajar el azúcar en la sangre o controlar la presión arterial a medida que implementa modificaciones en el estilo de vida. Su médico también puede recetarle un medicamento vasodilatador, un tipo de medicamento que ayuda a relajar las paredes de los vasos sanguíneos para aumentar la circulación.