Consejos

Cómo mejorar el salto en una espalda Handspring


La espalda es una habilidad avanzada de gimnasia de nivel tres que requiere un buen control del cuerpo, conciencia corporal, flexibilidad moderada, fuerza y ​​una clara comprensión del tiempo. La clave para ejecutar un backpring exitoso es la técnica adecuada, especialmente en el salto, que lanza y potencia la habilidad. El apoyo de espalda es una habilidad de distancia que le permite a la gimnasta viajar por el piso, en lugar de quedarse en un lugar como en una habilidad vertical como una cirugía estética de espalda. Para tener éxito, el salto de la gimnasta debe ser poderoso y más horizontal que vertical para cubrir más área.

Paso 1

Aumente las posibilidades de éxito de la gimnasta al ayudarla a desarrollar un sentido de confianza en sí misma y en su capacidad. El miedo puede ser el mayor obstáculo para cualquier gimnasta. Haga que se visualice a sí misma ejecutando con éxito un resorte de apoyo a menudo, especialmente justo antes de intentar la habilidad. Si es posible, grabe en video realizando la habilidad correctamente, para que pueda revisar el video y demostrar a sí misma que puede hacerlo.

Paso 2

Fortalece las piernas de la gimnasta, especialmente los muslos, con una variedad de ejercicios. Los asientos de pared son particularmente útiles. Haga que la gimnasta se pare aproximadamente a 1 pie de distancia de una pared con la espalda hacia la pared. Indíquele que baje las caderas como si estuviera sentada en una silla y apóyese ligeramente la espalda contra la pared. Mantener esta posición durante 60 segundos, de cinco a 10 veces, ayudará a desarrollar los músculos del muslo, que son importantes para un salto poderoso.

Paso 3

Mejora la longitud del salto con ejercicios de salto hacia atrás. Haga que la gimnasta se pare aproximadamente 1 pie frente a una colchoneta con la espalda hacia la colchoneta y los pies juntos. Haga que sostenga los brazos extendidos sobre su cabeza para evitar que se balancee para iniciar el salto. Si bien puede balancear los brazos al realizar el resorte de espalda, depender solo de sus piernas para impulsar el salto los fortalecerá. Haga que salte hacia atrás sobre la colchoneta doblando e inclinando hacia atrás como lo haría para comenzar un salto hacia atrás. Indíquele que empuje el suelo con fuerza, extendiendo sus piernas, e intente aterrizar lo más atrás posible en la colchoneta con los brazos aún extendidos, las piernas rectas y los dedos del pie apuntados. Con el tiempo, aliéntela a alargar el salto comenzándola más y más lejos de la colchoneta.

Propina

  • Se paciente. El apoyo de la espalda toma tiempo para aprender y aún más tiempo para dominar.