Consejos

Cómo identificar y reemplazar patrones de pensamiento negativo


Los patrones de pensamiento negativos o disfuncionales interfieren con su bienestar general y pueden aplastar sus intentos de estar a la altura de su verdadero potencial. Los patrones de pensamiento negativo pueden estimular o exacerbar problemas de salud mental como la depresión, según un artículo del 3 de abril de 2012 en "Science Daily". Cambiar los patrones de pensamiento negativo puede ser un poco difícil al principio. Sin embargo, puede aprender a reemplazar los pensamientos negativos con pensamientos más constructivos y realistas a través de la persistencia, la determinación y el uso de métodos cognitivos conductuales probados.

Beneficios

Identificar y reemplazar patrones de pensamiento negativos puede mejorar su salud mental y producir beneficios físicos duraderos. La investigación sobre los efectos del pensamiento positivo ha descubierto que el optimismo es uno de los mecanismos clave para reducir el estrés, mejorar el estado de ánimo y posiblemente mejorar el funcionamiento de su sistema inmunológico. Según un estudio publicado en la edición de junio de 1998 del "Journal of Personality and Social Psychology", los participantes de la investigación con una actitud optimista mostraron un mayor número de células T auxiliares y una mayor citotoxicidad de las células asesinas naturales, un aumento en el funcionamiento inmune del células que matan virus y otras células dañadas, así como menos estrés percibido que aquellos participantes con una perspectiva negativa. La Clínica Mayo informa varios beneficios potenciales del pensamiento positivo, incluida una vida útil más larga y un menor riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular.

Identificación

Es posible que tenga problemas para identificar patrones de pensamiento negativos porque se han arraigado en su subconsciente. Los cuatro tipos principales de patrones de pensamiento negativo incluyen el filtrado, lo que significa que solo ve los aspectos negativos de una situación y "filtra" los positivos; personalización, lo que significa que te culpas por todo lo malo que sucede; catastrófica, lo que significa que siempre espera lo peor; y polarizante, lo que significa que ves todo en términos de blanco y negro, todo bien o todo mal. Sin embargo, aprender a identificar estos patrones de pensamiento disfuncionales es solo la mitad de la batalla.

Reemplazo

Reemplazar patrones de pensamiento negativo con pensamientos más constructivos y positivos es la segunda parte, y generalmente más desafiante, de la batalla. Después de haber identificado los pensamientos que le gustaría cambiar, debe adoptar un pensamiento de reemplazo más positivo y realista. Por ejemplo, si te encuentras constantemente pensando: "No soy bueno, nunca seré bueno", podrías reemplazar este pensamiento con "Nadie es malo, estoy trabajando para ser más saludable y feliz persona." Todos tenemos una mezcla de rasgos positivos y negativos. Evalúe la validez de sus pensamientos desde un punto de vista racional y pregúntese si sus pensamientos se basan realmente en la realidad. Trátese como trataría a un buen amigo, evite humillarse y afirme mentalmente sus rasgos positivos.

Ayuda adicional

Si sus patrones de pensamiento negativo no cederán a pesar de sus mejores esfuerzos, puede ser hora de buscar ayuda profesional. Trabajar con un terapeuta cognitivo-conductual capacitado puede brindarle apoyo adicional a medida que trabaja para desarrollar una actitud más optimista y realista. La terapia cognitivo-conductual, o TCC, es una técnica terapéutica probada que trabaja para cambiar los patrones de pensamiento disfuncionales y reemplazar las creencias negativas subyacentes sobre el yo. A diferencia de muchos otros tipos de terapia, la TCC generalmente se enfoca en resolver problemas específicos, orientada a objetivos y diseñada para producir resultados en un período de tiempo relativamente corto.