Consejos

Desventajas del monitor de frecuencia cardíaca


Los atletas suelen utilizar monitores de frecuencia cardíaca como parte de su régimen de entrenamiento. A medida que el uso de HRM se vuelve más popular entre las personas que hacen ejercicio, es posible que deba sopesar los pros y los contras de usar uno. El beneficio principal de usar un monitor de frecuencia cardíaca es evitar el sobreentrenamiento y permanecer en su "zona". Sin embargo, hay algunas desventajas que debe tener en cuenta antes de tomar una decisión informada sobre si desea agregar una a su programa de capacitación.

Consistencia

Los HRM han recorrido un largo camino desde su introducción a principios de la década de 1980, pero la inconsistencia sigue siendo una de las principales desventajas, según Kuno Hottenrot, autor de "Training with the Heart-Rate Monitor". Los usuarios de HRM comúnmente se quejan de lecturas inconsistentes, lo que dificulta el seguimiento de lo duro que está trabajando durante una actividad. Esto parece ser un problema en todos los ámbitos, desde HRM de bajo costo hasta costosos.

Datos insuficientes

Para obtener los máximos beneficios del ejercicio, debe entrenar en una zona particular de su frecuencia cardíaca máxima. Los defensores afirman que entrenar con un monitor de frecuencia cardíaca ayuda a asegurarse de hacer esto, lo que aumenta sus beneficios de ejercicio y mejora su rendimiento. Aunque muchos entrenadores juran por ellos, no hay evidencia sólida que demuestre que el uso de un HRM mejore el rendimiento.

Gastos

Agregar un HRM a su régimen de entrenamiento es un gasto adicional y sin la ciencia que respalde su uso, podría desperdiciarse dinero. Además, muchas personas no se adhieren a su uso a largo plazo. Los HRM menos costosos pueden costar alrededor de $ 39.99 y generalmente carecen de muchas características. Un buen HRM puede costar más de $ 100. Es mejor asegurarse de que un monitor de frecuencia cardíaca sea adecuado para usted antes de dar el paso.

Consideraciones

Antes de comprar un HRM, intente seguir su ritmo cardíaco por su cuenta. Probablemente encontrará que es fácil, conveniente y más consistente. Durante la actividad, simplemente presione su índice, segundo y tercer dedo en el interior de su muñeca y cuente los latidos durante 10 segundos, luego multiplique por seis para obtener los latidos por minuto. Aumente la intensidad de la actividad y repita hasta que esté en su zona objetivo. Con la práctica, podrá saber por la intensidad del ejercicio si está entrenando en su zona objetivo o no.