Consejos

¿Cuáles son los beneficios para la salud de la harina de maíz amarillo?


La harina de maíz amarilla, hecha al moler los granos de maíz amarillos secos en un polvo más fino que la harina de maíz, agrega variedad a su despensa para hornear y es una adición bienvenida a los productos horneados, como muffins y panes. Debido a que no contiene gluten, la harina de maíz amarilla proporciona una alternativa saludable a la harina de trigo si sigue una dieta sin gluten. También contiene una serie de nutrientes esenciales, y el uso de harina de maíz amarillo en su cocina aumenta su ingesta de vitaminas y minerales.

Zinc

La harina de maíz amarilla sirve como fuente de zinc, un mineral importante para la función enzimática. El zinc activa enzimas que regulan la actividad genética en sus células, estimulan su sistema inmunológico y lo ayudan a convertir los alimentos en energía. También forma parte de las membranas celulares y activa una enzima antioxidante que ayuda a evitar que estas membranas, así como su ADN y proteínas, se dañen. Una taza de harina de maíz amarilla agrega 2 miligramos de zinc a su comida. Esto proporciona el 25 por ciento de la ingesta diaria recomendada para las mujeres y el 18 por ciento para los hombres, según las pautas determinadas por el Instituto de Medicina.

Hierro

La harina de maíz amarilla también te proporciona hierro. Cada taza de maíz amarillo ofrece 2.8 miligramos de hierro, que son 35 de los requerimientos diarios de hierro para hombres y 16 por ciento para mujeres, según el Instituto de Medicina. El hierro que obtienes de tu dieta se incorpora a la hemoglobina, una proteína que se encuentra en los glóbulos rojos que promueve la circulación saludable de oxígeno. El hierro también permite que sus células produzcan energía, y ayuda a sus glóbulos blancos, un componente de su sistema inmunológico, a combatir las infecciones.

Carotenoides y Vitamina A

El tono dorado en la harina de maíz amarillo proviene de su contenido de carotenoides. Los carotenoides, una familia de pigmentos amarillos, naranjas y rojos, promueven la función de los tejidos y combaten las enfermedades. La luteína y la zeaxnatina, dos carotenoides en la harina de maíz amarillo, filtran la luz a medida que ingresa en el ojo, promueven una visión saludable y previenen enfermedades oculares relacionadas con la edad. Otros carotenoides, como el betacaroteno, se descomponen en vitamina A y apoyan su sistema inmunológico, ayudan al crecimiento celular y aumentan la producción de glóbulos rojos. Gracias a su contenido de carotenoides, cada taza de harina de maíz amarillo agrega 250 unidades internacionales de vitamina A a su comida, proporcionando el 11 por ciento de la ingesta diaria para las mujeres y el 8 por ciento para los hombres, según lo recomendado por el Instituto de Medicina.

Fibra

Agregar harina de maíz amarillo a sus comidas los hace más llenos, ya que absorbe agua y se hincha en su tracto digestivo. La fibra ayuda a su cuerpo a responder adecuadamente a la insulina y a controlar sus niveles de azúcar en la sangre, y ayuda a reducir el colesterol en la sangre. La fibra también contribuye a su salud a largo plazo, combatiendo las enfermedades cardiovasculares y reduciendo su riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Una taza de harina de maíz amarilla contiene 8,5 gramos de fibra, que es el 34 por ciento de la ingesta diaria de fibra para las mujeres y el 22 por ciento para los hombres, según lo recomendado por el Instituto de Medicina.