Consejos

Cómo manejar los niveles de energía fluctuantes


Sus niveles de energía pueden fluctuar por una variedad de razones. Para determinar el mejor curso de acción para manejar y tratar estas fluctuaciones, debe examinar de cerca ciertos factores en su vida que pueden estar afectando sus niveles de energía. A veces, una afección médica como anemia, hipotiroidismo o enfermedad renal puede ser el culpable. Si las técnicas de autoayuda no brindan beneficios, consulte a su médico para descartar un trastorno médico subyacente.

Niveles de azúcar en la sangre

Muchas personas sienten una disminución en sus niveles de energía durante el día debido a las fluctuaciones en los niveles de azúcar en la sangre. En un artículo para el Daily Mail, la nutricionista registrada Marilyn Greenville informa que los cambios en los niveles de azúcar en la sangre debido a la ingesta de alimentos, la ingesta de líquidos y su estilo de vida a menudo resultan en depresión, irritabilidad, fatiga, problemas de memoria y dolores de cabeza. Para ayudar a estabilizar sus niveles de azúcar en la sangre, coma comidas pequeñas y frecuentes, que no tengan más de tres horas de diferencia, que contengan carbohidratos complejos sin refinar. Los carbohidratos complejos sin refinar, como el pan integral, la avena, el arroz integral y el centeno, proporcionan una liberación lenta de energía que puede mantenerlo activo durante todo el día.

Dormir

Si no duerme lo suficiente o si duerme demasiado, puede sentirse fatigado y con poca energía durante todo el día. Los trastornos del sueño como la apnea del sueño, una condición que causa ronquidos y pausas en la respiración por la noche, también pueden contribuir a la falta de energía y la somnolencia diurna, según la National Sleep Foundation. Las cantidades adecuadas de sueño proporcionan beneficios restauradores, ayudan a que su cuerpo y mente se recarguen para enfrentar las tareas del día por delante y lo ayudan a funcionar a un nivel óptimo. El adulto promedio requiere entre 7 1/2 y 9 horas de sueño cada noche. Si tiene problemas para dormir, evite la nicotina, la cafeína y otros estimulantes durante al menos tres horas antes de acostarse y asegúrese de tener un colchón firme y de apoyo y que su habitación esté oscura y fresca. Evite discutir temas estresantes con su pareja antes de irse a dormir. Las técnicas de manejo del estrés, como la respiración profunda, pueden ayudar a promover la relajación y facilitarle un sueño más reparador.

Ejercicio

Además de los beneficios para la salud como el control de peso, un mejor estado de ánimo y un menor riesgo de enfermedad cardiovascular, el ejercicio regular promueve mayores niveles de energía y combate la fatiga, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Georgia, publicado en la edición de marzo de 2008 del revista, "Psicoterapia y Psicosomática". No necesita participar en una forma intensa de atletismo para cosechar las recompensas del ejercicio que mejoran la energía. Participar en al menos 150 minutos de ejercicio moderadamente intenso, como caminar a paso ligero o nadar, cada semana generará beneficios para la salud y el bienestar.

Consideraciones psicologicas

Ciertos trastornos psicológicos, como la depresión, el trastorno bipolar y la ansiedad, pueden provocar una amplia fluctuación en sus niveles de energía. Por ejemplo, las personas deprimidas a menudo sienten una falta de energía y fatiga extrema, mientras que durante un episodio maníaco, las personas con trastorno bipolar pueden sentir niveles extremadamente altos de energía, un estado de ánimo elevado y una menor necesidad de dormir. Otros eventos de la vida, como el estrés, el divorcio, el duelo o los problemas de relación, también pueden afectar la energía. Discutir sus problemas con un amigo de confianza o un profesional de salud mental con licencia puede liberar emociones acumuladas, ayudarlo a obtener una perspectiva diferente y posiblemente ayudar a reducir los sentimientos de fatiga y angustia.